Alimentos prohibidos en el BLW


Ya sabemos lo importante que es la alimentación de un bebé para su desarrollo, salud y bienestar. Uno de nuestros deberes como madres es estar bien informadas y saber qué alimentos son seguros para nuestros hijos y cuáles se deben evitar según la edad.

El bebé es una pequeña persona y, como tal, se encuentra en pleno desarrollo. Sus sistemas digestivo e inmune, su capacidad motriz, entre otros aspectos, aún no han madurado del todo. Por este motivo, si bien algunos alimentos parecen inofensivos, a veces pueden resultar peligrosos ya que su cuerpo no está preparado para consumirlos como el de un adulto.

En este artículo, te presento los alimentos que están prohibidos para los bebés y te explico por qué es importante evitarlos.

infografía sobre alimentos prohibidos

Frutas y verduras crudas

Las frutas y verduras son esenciales en la dieta de cualquier persona y uno de los primeros alimentos que se suelen introducir al inicio de la alimentación complementaria. Sin embargo, es importante prestar atención a la presentación, ya que estos alimentos pueden representar un riesgo de atragantamiento si no han sido lo suficientemente cocidos. Se deben evitar entonces alimentos como manzana cruda, zanahoria cruda, zucchini (o calabacín) crudo, etc.

Recordemos siempre la regla de oro en cuanto a la consistencia: si al presionar el alimento entre el dedo pulgar e índice se desarma con facilidad, entonces es apto para el bebé. Si no, necesita más cocción.

Foto: Nikolai Chernichenko / Unsplash

Frutas pequeñas y redondeadas

Las frutas pequeñas como las uvas, los arándanos y las cerezas no son aptas para bebés y niños pequeños. Debido a su tamaño y forma, estas frutas pueden alojarse fácilmente en la garganta de un bebé y bloquear las vías respiratorias.

Se las podemos dar aplastadas o cortadas en tiritas cuando los bebés ya son más grandes y dominan la pinza.

Foto: J Yeo / Unsplash

Frutos secos

Los frutos secos, como el maní, las almendras y las nueces, son alimentos muy saludables y nutritivos. Sin embargo, en su formato natural representan un riesgo de atragantamiento para los bebés y niños así que solo se pueden ofrecer de esta forma a partir de los 5 años.

A partir de los 6 meses de edad, los frutos secos se pueden ofrecer en mantequilla o en polvo/harina. Por ejemplo, les podemos dar mantequilla o pasta de maní, o alguna preparación con harina de almendras.

Foto: Mockup Graphics / Unsplash

Pochoclos o palomitas de maíz

Al igual que los frutos secos, son un alimento que presenta un riesgo de asfixia. Además, a veces pueden quedar granos de maíz enteros que no explotaron y el riesgo es aún mayor. Los evitaremos hasta sus 5 años.

Foto: Christian Wiediger / Unsplash

Miel

La miel es un alimento prohibido para los bebés antes del primer año ya que puede causar botulismo, una enfermedad grave que puede ser mortal.

La realidad es que nutricionalmente no aporta mucho y contiene muchísimo azúcar, así que se recomienda evitarla hasta los dos años.

Foto: Benyamin Bohlouli / Unsplash

Azúcar

El azúcar es otro alimento prohibido antes de los dos años. Algunos alimentos, como las frutas, contienen azúcar y se pueden ofrecer sin problemas respetando la presentación adecuada. Sí se recomienda evitar preparaciones y alimentos industriales con azúcar agregado.

El azúcar no aporta nada nutricionalmente, genera adicción y, con el tiempo, puede ocasionar complicaciones en la salud (por ejemplo, obesidad infantil y diabetes, entre otras). Se puede consumir con moderación a partir de los dos años.

Foto: Faran Raufi / Unsplash

Sal

Los riñones de los bebés no se encuentran lo suficientemente desarrollados para procesar altas cantidades de sodio. Algunos alimentos, e incluso la leche materna y la leche de fórmula, ya contienen la cantidad necesaria de sodio para el crecimiento y desarrollo del bebé.

Por lo tanto, la sal se debe evitar hasta el primer año de vida. A partir del año, se puede consumir con moderación.

Foto: Jason Tuinstra / Unsplash

Pescados grandes

Los pescados de gran tamaño como el pez espada, el atún rojo, y el tiburón tienen altas concentraciones de mercurio, por lo cual se deben evitar durante casi toda la infancia. La AESAN recomienda evitarlo hasta los 10 años.

Ya sé, ya sé… nos estamos preguntando: ¿a quién se le ocurre comer tiburón, no? Pero aclaramos por las dudas, por si en algún viajecito se nos ocurre pedir un plato raro y le queremos dar de probar a nuestros hijos… ¡pues no!

Foto: Jakub Kapusnak / Unsplash

Mariscos

Los mariscos, como los camarones y el cangrejo, tienen un alto contenido en cadmio, una sustancia considerada carcinogénica. Esta sustancia se concentra sobre todo en la cabeza de los mariscos, así que, a cualquier edad (incluso para los adultos), es preferible no consumir esta parte.

En bebés se recomienda evitar el consumo de este tipo de alimentos hasta el año.

Foto: Abraham Garcia / Unsplash

Huevo, carne y pescado crudos

Los huevos, pescados y la carne deben estar bien cocidos, para evitar enfermedades como la salmonella o el síndrome urémico hemolítico.

En Argentina, se debe evitar dar carne picada a niños menores de 5 años ya que este tipo de presentación hace que las bacterias sean más difíciles de matar en la cocción.

Foto: Melani Sosa / Unsplash

Animales de caza

Este es otro alimento que nos hace preguntarnos a quién se le ocurre comer esto… pero, una vez más, aclaramos por las dudas.

Los animales de caza pueden contener plomo y obviamente consumir plomo no nos va a hacer bien. En bebés y niños este tipo de alimento se debe evitar hasta los 7 años.

Foto: Usman Yousaf / Unsplash

Algas

Las algas deben evitarse en bebés y niños pequeños. Tienen un alto contenido en yodo y también mucha concentración de minerales que ellos aún no están preparados para digerir.

Se recomienda evitarlas hasta los 6 años y luego darlas hervidas y en poca cantidad. A partir de los 3 años, se pueden consumir preparaciones que hayan sido cocinadas con algas, pero intentando sacar los trozos de este alimento para bajar los niveles de yodo.

Foto: Dilara Yilmaz / Unsplash

Verduras de hoja verde

Las verduras de hoja verde, como la acelga y la espinaca, tienen un alto contenido en nitratos. Por lo tanto, se deben evitar hasta el año. A partir del año, la AESAN recomienda dar como máximo media ración de este alimento por día (45 g) y evitarlo por completo mientras los niños presenten infecciones bacterianas gastrointestinales.

La borraja, un alimento que se consume principalmente en Europa, debe evitarse hasta los 3 años.

Foto: Gil Ndjouwou / Unsplash

Lácteos y leche de vaca

Hasta el primer año de vida, los bebés deben consumir leche materna o leche de fórmula. La leche de vaca se puede consumir a partir del año, siempre y cuando sea leche entera y pasteurizada. Intentaremos evitar remplazar la leche de vaca por leches vegetales, ya que estas contienen menor cantidad de nutrientes.

Los lácteos, como quesos y yogures, se pueden ofrecer a medida que va avanzando la alimentación complementaria, cerca de los 9 meses de edad.

Foto: Anita Jankovic / Unsplash

Sobre las bebidas

A partir de los 6 meses de edad, cuando damos inicio a la alimentación complementaria, empezamos a ofrecerle a nuestro bebé agua con las comidas.

Todo otro tipo de bebidas, como bebidas energizantes, infusiones, gaseosas y jugos o zumos, se deben evitar la mayor cantidad de tiempo posible ya que contienen muchos azúcares y/o cafeína y su consumo no es saludable para bebés y niños pequeños.

En el caso de los jugos o zumos de fruta, es preferible darles de comer la fruta entera para que puedan aprovechar la fibra y, si el niño tiene sed, el agua será nuestro mejor aliado.

Foto: Toa Heftiba / Unsplash


En resumen, es de vital importancia conocer qué alimentos son seguros para el bebé. Ya sea por riesgo de asfixia o complicaciones de salud como ciertas enfermedades, tenemos que respetar algunas pautas para acompañar su desarrollo de la mejor manera y evitar disgustos.

Es aconsejable, ante cualquier duda, consultar con un pediatra o un nutricionista infantil para asegurarnos de que el bebé siga una dieta adecuada según su edad y estado de salud.

2 comentarios en “Alimentos prohibidos en el BLW”

  1. Felicitaciones Leila por tu iniciativa con sanos consejos sobre alimentación para bebés
    Te deseo el mejor de los éxitos en tu emprendimiento!
    Sigue adelante,creo que sos Pionera en alimentación sana para bebés,un abrazo desde tu querida ARGENTINA

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio