Cómo ofrecer pollo BLW

imagen digital de un plato con pollo y verduras alrededor de decoración

Como vimos en la guía completa BLW, el Baby Led Weaning consiste en ofrecerle al bebé trozos grandes y blandos que pueda sostener con las manos y llevárselos a la boca, en lugar de que le demos purés y papillas con una cuchara. Cada vez son (somos) más las madres y los padres que eligen este método para la alimentación complementaria gracias a sus múltiples beneficios.

Un alimento muy popular, y que además nos genera dudas cuando arrancamos, es el pollo. ¿A partir de qué edad se puede ofrecer? ¿Es seguro para el bebé? ¿Es probable que genere alergias?

En este artículo, te respondo todas esas preguntas, y te ofrezco pautas y consejos para ofrecerle pollo a tu bebé de forma segura de acuerdo a su edad con el método BLW.


¿Por qué el pollo es una buena opción para BLW?

El pollo es una elección apropiada para el BLW porque es un alimento súper nutritivo, fácil de conseguir y, además, se puede adaptar a muchas preparaciones. Su textura suave hace que para el bebé sea más fácil de consumir que la carne roja. Se puede ofrecer a partir de los 6 meses, y es una fuente importante de proteínas, así como de vitaminas y minerales

El pollo es rico en vitaminas B3, B5 y B6, y en fósforo, selenio y zinc. Un pequeño resumen de estos nutrientes:

Vitamina B3: también conocida como niacina, participa en la transformación de los nutrientes que ingerimos en energía. Desempeña un papel valioso para el desarrollo y el correcto funcionamiento de las células del cuerpo.

Vitamina B5: llamada también ácido pantoténico, ayuda a la fabricación y descomposición de las grasas. Al igual que la vitamina B3, facilita la transformación de los alimentos en energía.

Vitamina B6: influye en el desarrollo cerebral e inmunitario del bebé. Ayuda al buen funcionamiento de las enzimas, que son las proteínas encargadas de regular los procesos químicos del organismo.

Fósforo: es un mineral presente en todas las células del cuerpo, necesario para la producción de energía y diversos procesos químicos.

Selenio: elemento mineral natural fundamental en la salud del cuerpo humano. Ayuda a proteger al organismo de infecciones.

Zinc: es un nutriente esencial para el correcto desarrollo y crecimiento del cuerpo humano, y también participa en el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

pollo crudo entero
Photo by Karyna Panchenko on Unsplash

¿El pollo es un alérgeno común?

No, el pollo no es considerado un alérgeno común. Sin embargo, esto no significa que no pueda generar una reacción alérgica, sino más bien que las probabilidades son muy bajas. De hecho, existen casos de alergia a la carne de pollo.

Como con cualquier alimento nuevo, lo ideal es introducirlo en poca cantidad y observar al bebé. Si todo parece normal, la próxima vez se le puede ofrecer un poco más. Ante cualquier duda, conviene consultar con un profesional de la salud.


¿Cómo ofrecer pollo BLW?

Para introducir el pollo mediante el método BLW en la dieta de tu bebé, hay varios aspectos a tener en cuenta. Te los explico a continuación:

Elección de la carne

Lo ideal es conseguir pollo orgánico, o pollo de campo o ecológico. De esta forma, además de contribuir a una práctica agrícola más sostenible, estaremos eligiendo un alimento natural, criado con una dieta libre de transgénicos y sin hormonas ni antibióticos.

¿Y qué pasa con las nuggets? Bueno, como te imaginarás, no es una opción muy saludable que digamos para los bebés. Y por cierto, para los adultos tampoco. Son alimentos industriales ultraprocesados, contienen conservantes, aditivos químicos y grandes cantidades de sodio. Por lo tanto, lo mejor es evitarlos.

Cortes adecuados

Los mejores cortes para ofrecerle a un bebé son la pechuga, y la pata/muslo. Son los más seguros para ellos y los más fáciles de preparar para nosotros.

Siempre les vamos a sacar la piel, huesos pequeños, cartílagos, grasa, nervios… en fin, todo lo que no sea carne (salvo el hueso grande de la pata, más abajo te explico por qué), para garantizar la seguridad del bebé.

un bebé que come pollo con las manos
“Este artículo está más bueno que comer pollo con las manos 🍗” – Benicio dixit

Preparación

El método de cocción del pollo consta de 3 opciones principales: hervido, asado o al horno. La elección es más bien personal.

Lo único que hay que tener en cuenta es que algunas partes pueden quedar más duritas y menos tiernas (sobre todo si es asado, pero a veces al horno también). Esto para el bebé es más difícil de comer y menos seguro. Así que esas partes mejor las descartamos.

Presentación del pollo BLW

De 6 a 9 meses

Los trozos que ofreceremos serán grandes, ya que a esta edad los bebés aún no desarrollaron la pinza índice-pulgar. Podemos empezar con una patita de pollo. Sí, leíste bien, la pata entera del pollo. Bueno, entera no, le vamos a sacar la piel, los huesos pequeños, cartílagos, etc., y dejarle solo la carne y el hueso grande para que el bebé la pueda agarrar. Si la pata no te convence demasiado, podés probar haciendo tiras largas, que superen el tamaño del puño del bebé.

tira de pollo para blw

De 9 a 12 meses

Cuando los bebés logran hacer la pinza, ya podemos pasar a la siguiente forma de presentación. El pollo lo ofreceremos desmechado o desmenuzado, o en trocitos bien pequeños. Esta forma de presentación también lo elegimos porque, a esta altura, los bebés tienen más experiencia alimentándose y, a veces, pueden ponerse mucha comida junta en la boca. Los pedazos chicos van a hacer que el riesgo de atragantarse sea menor.

pollo desmenuzado para blw

De 12 a 24 meses

A esta edad ya les podemos dar trocitos más grandes y de a poco ayudarlos para que vayan aprendiendo a usar cubiertos. Es importante que los pedacitos de pollo no sean demasiado grandes ni en cubitos para reducir el riesgo de atragantamiento.

pollo cortado en trocitos para blw

Precauciones para ofrecer pollo BLW

Si bien este alimento tiene muchos beneficios, existen precauciones que debemos tomar. En primer lugar, debemos asegurarnos de que el pollo esté completamente cocido, para evitar que el bebé se intoxique por bacterias como la salmonela. Por este motivo, también es importante evitar la contaminación cruzada al momento de prepararlo, y conservarlo en el refrigerador o en el freezer en un recipiente hermético.

En segundo lugar, el pollo es un alimento que puede representar un riesgo de atragantamiento. Por lo tanto, es fundamental observar al bebé en todo momento mientras consume esta comida y presentársela de manera adecuada según su edad.

Además, la textura del pollo tiene que ser más bien tierna y se deben evitar trocitos secos, ya que serán más difíciles de consumir para el bebé y representan un riesgo mayor.

Debemos asegurarnos de deshacernos de la piel, los huesos pequeños, los cartílagos, los nervios y la grasa, para garantizarle al bebé el consumo de este alimento de la manera más segura posible.



Espero que la información de este artículo te haya sido útil para introducir esta proteína en la alimentación del bebé de manera segura y adecuada. Las formas de presentación que te propuse son para el pollo solo, pero si tenés ganas de probar otras alternativas, podés agregarlo desmenuzado a unas pastas, arroz, o mezclado con verduras. Te propongo que pruebes también esta deliciosa receta de hamburguesas de pollo BLW para bebés.

Acordate que es importante seguir las pautas de seguridad, higiene, cocción y presentación, y elegir la mejor carne de pollo que puedas conseguir. Si tenés alguna pregunta, no dudes en consultar con tu pediatra o con un especialista en nutrición infantil.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio