hamburguesas de brócoli para bebés

Cuando arrancamos con la alimentación complementaria, una de las primeras comidas que le ofrecí a mi bebé fue el brócoli. Al principio se lo di solo, para que experimentara el sabor y la textura. Fue un éxito rotundo.

Las cosas siguieron así durante varios meses, a mi bebé le encantaba el brócoli, así que yo se lo seguía ofreciendo. Primero en ramitos grandes y después más chiquitos, una vez que aprendió a agarrar objetos (y comida) con su dedo índice y pulgar.

Sin embargo, como a esta altura ya se podrán imaginar, esta historia de amor con el brócoli no duró demasiado tiempo. De pronto, un día mi bebé decidió que ya no le gustaba, o por lo menos que en ese momento no tenía ganas de consumirlo.

“Será cosa de una vez”, me dije. ¡JA! Qué ilusa. Pasaron dos, tres y cuatro veces más, y mi pimpollito seguía comiendo absolutamente todo lo que había en su plato, menos mi querido brócoli que con tanto gusto le hervía.

Paréntesis para aclarar que este es un comportamiento completamente normal y esperable en un bebé. El hecho de que hoy rechace una comida que antes le gustaba no quiere decir que nunca más vuelva a consumirla. Habrá que seguir intentando, muchas, muchas veces, las que sean necesarias. Cierro paréntesis.

En el mientras tanto, yo me encontraba rotundamente negada a pausar o suspender el consumo de brócoli, ya que es un alimento súper nutritivo clave en la dieta del bebé. Así que decidí cambiar el formato.

Primero un purecito. No funcionó. Después, intenté dárselo en ramitos chicos, mezclado con un poquito de yogur natural. Comió dos bocados. Entonces recurrí a la clásica preparación BLW que siempre me salva las papas: unas ricas hamburguesas de brócoli… ¡Y fueron un éxito!

[Música de festejo mientras hago la danza de la victoria]

Continuamos.

Quizás te preguntarás: “Leila, ¿qué clase de obsesión tenés con el brócoli?”

A lo que yo solo puedo responderte: “Es una gran fuente de hierro, potasio, calcio y magnesio, entre otros nutrientes. Y encima tiene forma de arbolito… ¿Cómo no obsesionarse?”

Estas deliciosas hamburguesas de brócoli para bebés son súper fáciles y saludables. En menos de 30 minutos tendrás una opción suave y divertida para ofrecerle verduras a tu bebé. Llevan también huevo, harina de avena y queso crema. Además, le puse un poquito de ciboulette deshidratado para darle más sabor, pero esto es opcional.

Rinde 24 hamburguesitas y se pueden congelar, ideal para esos días donde no sabés qué cocinar o tenés poco tiempo. Hablo en unidades y no en porciones porque la ración depende mucho de la edad del bebé y cuánto consume por comida (puede ser 1, 2, 3…).

Son aptas para bebés a partir de los 6 meses, idealmente una vez que ya hayamos introducido huevos y lácteos en su dieta. Si estás practicando el método BLW, no dejes de hacer esta receta. Y si tenés niños/as más grandes, ¡tampoco! 


Ingredientes

un brocoli en un plato negro, queso crema en un bol, un pequeño contenedor con avena molida y una taza pequeña con un huevo

Brócoli: este es el ingrediente principal y necesitaremos 400 g. Vamos a usar solo los ramitos, pero yo lo pesé entero.

Queso crema: 100 g de queso crema le van a aportar suavidad y cremosidad a esta receta. Se puede reemplazar por queso blanco.

Avena molida: le puse un poquito de avena molida porque nunca viene mal agregar cereal. Necesitaremos 30 g, o sea 4 cucharadas soperas. 

Huevos: vamos a utilizar 2 huevos medianos. Es el ingrediente que une a todos los otros para que las hamburguesas no se desarmen. (En las fotos hay uno solo, pero es porque al ver la cantidad de brócoli, decidí agregar uno más y la foto ya estaba sacada. Sepan disculpar).

Ciboulette: como siempre, un poquito de sabor extra para estas recetas de bebé, pero completamente opcional. Yo puse una cucharadita de ciboulette deshidratado, si conseguís fresco, mejor.


¿Cómo preparar las hamburguesas de brócoli BLW?

1) Poner una olla con agua a hervir. Lavar bien el brócoli y separar los ramitos del tallo con un cuchillo. Los metemos en un colador y volvemos a enjuagar para asegurarnos que queden bien bien limpios.

ramitos de brócoli en un colador
Foto: Polina Tankilevitch

2) Hervir el brócoli durante 10 minutos con la cacerola tapada, o hasta que los tallitos de los ramos estén blandos. Colarlo. En un recipiente grande, lo vamos a triturar. Yo usé un pisapapas (pisapatatas). Se puede también cortar con tijera de cocina o usar una procesadora.

brocoli triturado dentro de un bol

3) Poner una sartén a calentar a fuego medio con un chorrito de aceite de oliva. En el mismo recipiente que trituramos el brócoli, agregamos el resto de los ingredientes: la avena molida, los huevos, el queso crema y el ciboulette. Mezclar con una cuchara hasta lograr una consistencia uniforme.

recipiente con todos los ingredientes para hamburguesas de brócoli

4) Cuando la sartén esté bien caliente, y con la ayuda de una cuchara, vamos vertiendo la mezcla para formar una por una las hamburguesas. Cocinar de 3 a 4 minutos de cada lado, hasta que queden doraditas. Dejar enfriar para servir.

hamburguesas de brócoli para bebés

Consejos y tips

  • Queremos un brócoli de un verde fuerte y oscuro para asegurarnos de que tenga un máximo de nutrientes. Si tiene partes amarillas o blancuzcas, se pueden sacar, pero no es necesario. Yo elegí uno con tallo corto (importante para el cálculo del peso).
  • En la maternidad, las tareas sobran y el tiempo no alcanza. Así que para agilizar, te recomiendo que pongas agua a hervir en una pava eléctrica, mientras lavás y cortás el brócoli. Esa agua la metés directamente en la olla, y así te ahorrás unos minutos y acelerás el proceso.
  • Otro tip para ahorrar tiempo: mientras hierve el brócoli podés aprovechar para ir midiendo y separando los otros ingredientes. Y si te sobra un ratito, hasta podés ir lavando lo que ya usaste.
  • La mezcla queda un poco espesa, pero no lo suficiente como para manejarla con las manos. Por lo tanto, es difícil cambiar la forma. Sí se puede agregar más mezcla con la cuchara y hacerlos más grandes, pero no lo recomiendo porque es muy probable que se desarmen al darlos vuelta.
  • Si no conseguís avena molida, pero sí los copos enteros, podés triturarlos utilizando una licuadora o procesadora de alimentos. No es imprescindible que quede un polvo fino, como si fuera harina. Aproximadamente, apuntamos a un tamaño similar al de las semillas de chía, para lograr una textura adecuada.
  • Este mismo procedimiento se puede aplicar para hacer hamburguesas de otro tipo de verduras, como zanahoria, coliflor o zapallo, por ejemplo.
  • La avena molida se puede reemplazar por harina integral, harina común, harina de almendras… en fin, la que más te guste o la que tengas en casa.
  • El ciboulette es opcional, se puede omitir. Si no, se puede usar ciboulette fresco, o también podés reemplazarlo por otras especias. Mientras más chiquito el bebé, mejor opciones más suaves. Las especias fuertes las dejamos para cuando cumplan 1 año.
  • Las hamburguesas se pueden congelar ya cocinadas. Las metemos en un recipiente hermético y duran hasta 3 meses.

Acompañamientos

Estas hamburguesas de brócoli para bebés se pueden acompañar con muchas opciones, y en casi infinitas combinaciones. Acá te dejo un par para que te inspires:

Verduras: si bien ya tenemos el brócoli, nunca está de más agregar una verdurita, como zapallo, zanahoria o zucchini (calabacín). Elegí la que más te guste.

Proteína: un pescadito como caballa, merluza o salmón (el preferido de mi hijo), pollo, pavo, carne de vaca…

Frutas: frutilla (fresa), pera, durazno (melocotón), banana, kiwi… o mi favorita de todos los tiempos: ¡la palta! (aguacate). Acá podés también aprovechar para meterle unas semillas pequeñas o trituradas, como chía o cáñamo, ya que se pegan bien a la fruta.

Cereales: arroz, quinoa (es un pseudocereal, pero igual la incluimos en esta categoría por practicidad), cuscús o pastas.


Consejos para el Baby Led Weaning

Si estás implementando el método BLW con un bebé de 6 a 9 meses, podés cortar las hamburguesitas a la mitad, para que sean más fáciles de agarrar.

El huevo, como bien sabemos, es un alérgeno común. Así que, idealmente, esta receta se debería preparar después de haber introducido el huevo en la dieta del bebé. Lo mismo ocurre con el queso, ya que, al ser un producto lácteo, también forma parte del grupo de alérgenos comunes. Ante cualquier duda, consultá con tu pediatra de confianza.

Para las especias, yo elegí ciboulette porque mi bebé es un bebé grande (enorme) de 16 meses (qué rápido pasa el tiempo). Pero si la alimentación complementaria recién empieza, es mejor evitarlas y ofrecer sabores más básicos para que el bebé se vaya acostumbrando de a poco. En bebés más grandes, que ya fueron experimentando con sabores simples, podemos ir introduciendo las especias gradualmente, empezando por las que son más suaves y evitando las fuertes y picantes.

Si sumamos frutas y/o verduras como acompañamiento, es importantísimo respetar el formato y la consistencia adecuados. Si no lo hacemos, estos alimentos pueden representar un riesgo de atragantamiento para el bebé. Para más información, podés consultar la guía completa BLW y las primeras secciones del artículo de alimentos prohibidos.

Si querés probar otras recetas BLW fáciles y saludables, te recomiendo los pancakes de banana y los bocaditos de avena. Y para el primer año de tu bebé, la torta (tarta, pastel) Smash Cake sin azúcar.

Gracias por leerme, ¡y buen provecho, bebé!

5 de 1 vote

Hamburguesas de brócoli para bebés BLW: ¡receta fácil y nutritiva!

Dificultad:: Principiante Tiempo de preparación: 15 mins Tiempo de cocción: 10 mins Tiempo total 25 mins

Descripción

Ideales para el Baby-Led Weaning, pero también para toddlers y niños más grandes. Fáciles, rápidas, ricas y llenas de nutrientes.

Ingredientes

Instrucciones

  1. Poner una olla con agua a hervir. Lavar bien el brócoli y separar los ramitos del tallo con un cuchillo. Los metemos en un colador y volvemos a enjuagar para asegurarnos que queden bien bien limpios.

  2. Hervir el brócoli durante 10 minutos con la cacerola tapada, o hasta que los tallitos de los ramos estén blandos. Colarlo. En un recipiente grande, lo vamos a triturar. Yo usé un pisapapas (pisapatatas). Se puede también cortar con tijera de cocina o usar una procesadora.

  3. Poner una sartén a calentar a fuego medio con un chorrito de aceite de oliva. En el mismo recipiente que trituramos el brócoli, agregamos el resto de los ingredientes: la avena molida, los huevos, el queso crema y el ciboulette. Mezclar con una cuchara hasta lograr una consistencia uniforme.

  4. Cuando la sartén esté bien caliente, y con la ayuda de una cuchara, vamos vertiendo la mezcla para formar una por una las hamburguesas. Cocinar de 3 a 4 minutos de cada lado, hasta que queden doraditas. Dejar enfriar para servir.

Palabras claves: brocoli, avena, queso blanco, huevo, blw, baby led weaning, hamburguesas, 6 meses, 7 meses, 8 meses, 9 meses, 10 meses, 11 meses, 1 año, toddlers
Archivar debajo

2 comentarios en “Hamburguesas de brócoli para bebés BLW: ¡receta fácil y nutritiva!”

  1. Hola Leila muchas gracias por la receta.
    Se la hice a mi bebé y le gustó. Yo también comí y estaban muy ricas, nunca había comido brócoli, así que seguí todas las instrucciones para cocinarlo y salió muy bien.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio